50 sombras de Grey o cómo confundir Amor con Control

“Muy a menudo amamos las cosas y usamos a las personas, cuando deberíamos estar usando las cosas y amando a las personas” Abraham Lincoln

Ante el estreno en cine de la segunda parte de la trilogía 50 sombras voy a hacer una pequeña encuesta entre mis lectores masculinos. ¿Preparados?

Cierra los ojos y concéntrate.  Imagina que eres joven, guapo, con un cuerpo espectacular, millonario, inteligente, con estudios, educado, con clase,  super seguro de tí mismo ( o eso es lo que aparentas), admirado por todos y todas, excelente amante,  con una super empresa,  un super coche, un super barco, un super helicóptero,  un super apartamento , un super vestidor, y no sé cuantas cosas “super” más. ¿ Ya? No contento con eso, y por si fuera poco, eres como MacGyver, igual tocas el piano que pilotas un helicóptero o un velero.

¡Ah! se me olvidaba , envías entre otros regalos champagne francés y flores, es decir, que para más inri eres un romántico con buen gusto. ¿Es normal que las mujeres se sientas atraídas por ti?

A ver que veo los resultados… pues mira que me lo olía, pero me lo habéis confirmado: ha salido “Sí” por mayoría absoluta  😉

Si a todo ello añadimos que este hombre tiene un pasado oscuro, misterioso y excitante y que nos sentimos muy atraídas por él , ya tenemos la novela rosa perfecta de chico malo y chica buena que ejerce de salvadora para acabar con esa vida díscola y terminar conduciéndole al “redil”, boda e hijos incluidos.

¿Qué os sugiere esto? A mí me sugiere que a las mujeres nos gusta  mucho el romanticismo y el glamour. Imaginad a un Sr. Grey horrendo, con un cuerpo poco atractivo, sucio, desaliñado, grosero, paupérrimo y lascivo que se propone firmar un contrato sexual con nosotras como el del auténtico Sr. Grey y que no para de perseguirnos para conseguir sus propósitos , ¿qué ocurriría?

1º Que la autora no hubiera vendido ningún libro puesto que en las novelas románticas los protagonistas tienen características deseables para iniciar un romance, no para salir huyendo.

2º Que la Anastasia de turno le hubiera denunciado por acoso ¿o no?

Si vamos a ver la película para pasar el rato y embebernos de glamour, fiestas, bailes, viajes, además de coger ideas para nuestro repertorio sexual, perfecto. Si vamos a ver la película pensando que eso que ocurre en el pantalla es amor, ya es otro cantar. El Sr. Grey es un maltratador de manual . Y no hablo de maltratador físico , ya que sus tendencias sexuales son consentidas por sus partenaires. Hablo de maltrato psicológico.

Ese es el ambivalente mensaje  de la película que tanto se repite entre las relaciones amorosas actuales,  sobre todo entre personas jóvenes (recordemos que los protagonistas  tienen 21 y 27 años): confundir CONTROL CON AMOR, CELOS PATOLÓGICOS CON AMOR.

El Sr. Grey intenta controlar absolutamente la vida de Anastasia, la protagonista.  Con quién está, qué hace en cada momento, qué ropa se pone, qué tiene que comer, qué amigos tiene y a cuáles puede ver, dónde tiene que trabajar y con quién, cuándo tiene que hacer ejercicio físico y cuándo mantener relaciones sexuales sólo con él.

El Sr. Grey es una”joyita” disfrazada de Adonis multimillonario: padece trastorno celotípico (celos patológicos), además de rasgos de personalidad obsesivo y narcisista.

Anastasia siente ansiedad, frustración, culpabilidad y miedo por las reacciones desproporcionadas que tiene Christian Grey. Así es como se sienten las mujeres víctimas de malos tratos con respecto a sus maltratadores.

Igual que ocurre en la vida real, este miedo se diluye con la fase de luna de miel en la que él expía sus culpas y vuelve a ser encantador, y vuelta a empezar.

Al contrario que en esta novela, donde Anastasia ejerce de salvadora con “éxito” final, en la vida real nosotros no podemos cambiar a nadie, son las propias personas las que cambian cuando quieren o cuando pueden.

Por eso, aunque los estrenos cinematográficos de esta trilogía se han hecho coincidir con mucha vista comercial con el día de San Valentín, el día del amor, no te confundas, eso NO ES AMOR. 

MUCHAS GRACIAS POR TU TIEMPO Y ATENCIÓN 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *