Amor líquido

“Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor, recuerda: si eliges el mundo quedarás sin amor, pero si eliges el amor, con él conquistarás al mundo” Albert Einstein

Hace poco más de un mes falleció el sociólogo y filósofo polaco Zygmunt Bauman que acuñó los conceptos de Modernidad líquida y Amor líquido.

El líquido elemento es la metáfora de la sociedad actual. Las partículas que constituyen los líquidos están unidas entre sí por fuerzas de atracción menores que en los sólidos, lo que explica que puedan adoptar formas cambiantes, según el recipiente que los contenga.

La sociedad sólida está desapareciendo, dando lugar a una sociedad líquida; lo que antes era duradero ahora se diluye rápidamente, a todos los niveles: relaciones amorosas, laborales y personales que cambian constantemente, en las que no hay compromiso.

¿Cómo se vive hoy el amor?

Con mucho miedo al abandono. La sociedad actual es rápida, cambiante, sin ningún tipo de obligación que pueda frenarnos en nuestro ritmo trepidante.

El desarraigo afectivo es condición de éxito. Sé independiente, no muestres tu vulnerabilidad. Te pueden abandonar.  De esta forma nos ponemos una coraza infranqueable que hace imposible que nos podamos enamorar y que alguien se enamore de nosotros.

La paradoja es que mostrar la vulnerabilidad te hace fuerte. Porque sólo los fuertes pueden mostrar sus puntos débiles sin miedo a que los abandonen.

Por otra parte, la acusada tendencia al individualismo hace que veamos las relaciones de pareja como un peligro para la autonomía personal. Tengo que compartir mi tiempo, mi espacio y mis sentimientos más profundos con otra persona.

El deseo de encontrar el amor choca con la realidad de que una relación exige tiempo y esfuerzo, además de intimidad física y emocional. Queremos que nos den todo, pero dando nosotros lo mínimo y así no generamos confianza para que las cosas funcionen de igual a igual.

El amor sólido necesita un tiempo de latencia para manifestarse, pero cuando lo hace te das cuenta de lo grandioso y maravilloso que puede ser.  

El amor líquido, por el contrario, tiene un efecto efervescente, se manifiesta de forma muy rápida, pero sus efectos son efímeros y  te deja desilusionado por las expectativas incumplidas.

Hoy 14 de febrero , día del amor, es el día perfecto para pararse a reflexionar:

♥ ¿Qué tipo de amor estoy buscando?

♥ ¿Qué tipo de amor quiero?

♥ ¿Qué tipo de amor tengo?

MUCHAS GRACIAS POR TU TIEMPO Y ATENCIÓN 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *